05 agosto 2014

Mi 1era experiencia como “Couch Surfer”

Hace uños años atrás me invitaron a un “road trip” (Viaje por carretera) haciendo “Couch Surfing”. No tenía idea lo que era, pero me explicaron que íbamos a dormir en la casa de desconocidos, así uno iba hacienda amigos en las ciudades que iba visitando. No le encontré lógica alguna, pues pensaba que era mejor pagar hotelitos baratos, y así uno se sentía mas cómodo de llegar a cualquier hora y hacer lo que uno quisiera. Por situaciones que no vienen al caso, el viaje se canceló y nunca hice couch surfing. Tengo que admitir que la idea quedó en mi cabeza.

Después de madurar la idea por varios años, decidí sacar valor e irme de couch surfing. Organicé un road trip al rededor del lago Erie (Canada/USA), saliendo desde Toronto y visitando Pittsburgh (1 noche), Cleveland (1 noche) y Detroit (1 noche). Usando la página couchsurfing.org contacté a varias personas. Muchas de ellas no respondieron, pero otras se mostraron amigables y abiertas a darme un espacio en su casa. La experiencia fue mejor de lo que imaginaba... Nunca pensé que las personas podían ser tan amables con desconocidos.

Llegué a Pittsburgh aproximadamente a las 11pm, pues en la frontera duré más de lo que me imaginaba. Mi anfitrión me esperó despierto. Era un profesor de inglés de una escuela privada. Me ofreció cena (La cual no acepté, pues todavía me daba vergüenza) y cerveza (Esta si la acepté, mi vergüenza no era tan grande). Compartimos un rato y hablamos de la ciudad y sus sitios turísticos. El se ofreció a enseñarme la ciudad al día siguiente. Salimos temprano, desayunamos en un restaurant bien famoso de desayunos de la zona, y luego nos dirigimos al “downtown”.

En la tarde nos despedimos y salí hacia Cleveland. El anfitrión de Cleveland superó todas mis expectativas sobre que tan confiado puede ser una persona. El me escribió un mensaje diciendo que no iba a estar en la casa, pero que entrara por la puerta lateral. Me dijo que habían otros couch surfers (2 Alemanes y 2 Suizos en el “basement”) y que un italiano y yo dormiríamos en el ático y en una habitación del 2do nivel respectivamente. Cuando llegué a la casa entré por la puerta lateral. Tenía mis dudas, pues estaba entrando a una casa ajena, y el dueño no estaba ahí. La casa tenía aspecto de que estaba en remodelación. En unos segundos uno de los alemanes subió y me saludo. El dijo que el dueño de la casa los había buscado a la parada del autobús y que luego de eso tuvo un compromiso y se había ido. El nos había dejado la casa a nosotros. El anfitrión, que lleva el nombre de Jesse, se dedica a ayudar a couch surfers. Tiene el basement preparado con cocina, baño, 2 habitaciones con cubre camas y toallas limpios para usar. Me quedé impresionado, pues Jesse aparentemente disfruta ayudando a las personas.



Entre otras cosas, el tiene 2 bicicletas disponibles para los couch surfers que se quedan allá, y la clave del wifi está escrita en la pared, para que todo el que llega use el internet inmediatamente. El tiene también un libro de visitas (Ver foto adjunta con la portada del libro de visitas y su comentario para que las personas firmen), para que todo el que pase por su casa se lo firme y le deje un comentario. Todo esto a cambio de nada. Jesse también se ofrece a buscarte a la parada del autobús y hasta de guía turístico si su horario se lo permite (El estudia y trabaja, por lo cual le queda poco tiempo para compartir).

Lamentablemente no pude compartir con Jesse, pero la impresión que me dio es que es una persona que goza ayudando al otro. Con quien si compartí fue con los alemanes y suizos, pues en la noche salimos a cenar y beber cerveza. Sus historias eran muy interesantes. La que más me impresionó fue la de los alemanes.

Los Alemanes están de “gira” por USA y Canada por 6 meses, y ellos hacen un poco de couch surfing, pero su principal objetivo es hacer Woofing (wwoof.net). Ellos se ofrecen como voluntarios en granjas orgánicas a cambio de alojamiento y comida. De este modo ellos trabajan por algunas semanas en 1 granja de un estado, luego se mudan a otra granja de otro estado y terminan conociendo varios sitios (Me dijeron que habían trabajado en Quebec, Alberta, Ontario y algunas granjas del norte de USA).

Los suizos estaban hacienda un road trip de 1 mes. Ellos alquilaron un carro y comenzaron en California. Se van parando en diferentes ciudades haciendo couch surfing o pagando hoteles baratos, y terminarían su viaje en Quebec.

Yo terminé mi último día en Detroit, pero decidí pagar un hotel, pues cuando organicé el viaje pensé que eran demasiadas experiencias para un novato como yo, así que me fui por lo seguro, pero si hubiese sabido que la iba a pasar tan bien, de seguro que hubiese optado por couch surfing otra vez.

Todo esto fue algo nuevo para mí, pero fue muy divertido y conocí muchas cosas nuevas. La experiencia de couch surfing no debe hacerse con el objetivo de conseguir alojamiento gratis, sino de compartir, pues al final puedes pagar a tu anfitrión brindándole algunas cervezas o comprándole la cena.  Ahora me siento comprometido a pagar hacia delante el favor recibido por las personas que me hospedaron.



3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Hace poco leí en un baño de Copenhague: "Life is good with good people". Que gran verdad! Esto no hace más que corroborar que el couchsurfing puede ser maravilloso si te cruzas con buena gente.

    ResponderEliminar
  3. Asi es Alex... A veces nos impresionamos cuando vemos extranos haciendo actos bondadosos... No todo esta perdido todavia :P

    ResponderEliminar

Tus comentarios alimentan el blog!!!